Historia

escudo Larrabetzu

Larrabetzu desempeñó un papel importante en la Bizkaia medieval.

Los Señores acudían a jurar los fueros a la iglesia de Goikolexea

El nacimiento de Larrabetzu está fechado en Olmedo en 1376. Fue fundada por privilegio del infante Don Juan, Señor de Bizkaia, a petición de los Hombres Buenos de las merindades vizcaínas, como forma de protección y defensa contra las fechorías que cometían los Parientes Mayores.

La Villa se formó en el centro de la jurisdicción de la anteiglesia de Larrabetzu, de la que, posteriormente, adoptó el nombre. La fundación fue confirmada por el mismo Juan I siendo ya rey de Castilla en 1381 y posteriormente por Enrique III en 1393 y los Reyes Católicos en 1481.

En su término se asentaron algunas importantes casas armeras como las de Adán de Yarza, Sarria, Zugasti y las torres de Basaraz y Goikolexea.

Gobierno

El Gobierno de la localidad estaba formado por un alcalde, un síndico y un regidor. Asumían los privilegios de asiento y voto en 18 de las Juntas Generales de Gernika.

Dos parroquias

La Villa poseía dos parroquias. La primera, la de San Emeterio y San Celedonio, una de las más antiguas de Bizkaia, fue fundada en el siglo IX por los labradores censuarios del Señorío y era una de las iglesias juraderas del Señorío. La otra parroquia dedicada a Santa María de la Asunción fue construida en el siglo XV.

Alto de Aretxabalaga

En el alto de Aretxabalaga, se levanta el árbol del mismo nombre, lugar donde los vizcaínos recibían y saludaban al nuevo Señor, cuando éste acudía a tomar posesión de su cargo y jurar los fueros. Posteriormente, el Señor bajaba a Larrabetzu donde hacía su juramento en la Iglesia de San Emeterio y San Celedonio (antes lo había realizado en Bilbao) y a continuación lo haría bajo el Árbol de Gernika. 

Desarrollo de Larrabetzu