Noticias

 

El Plan Integral de la Gestión de Residuos Urbanos de  Bizkaia ( PIGRUB) entró en vigor en el año 2005 y ha estado vigente hasta el año 2016. En este período se han hecho dos revisiones en los años 2009 y 2012, a fin de adecuar y actualizar los escenarios de Gestión Integrada de Residuos (GIR) a los objetivos y modelos de gestión y a las infraestructuras e inversiones necesarias.

Así, estamos lejos de cumplir con el objetivo del 50% de reciclaje de los residuos sólidos urbanos fijado por la UE para 2020 y del 65% para el 2030. Y más lejos aún lejos de cumplir con la tasa de recogida separada de la matera orgánica, que actualmente, según datos de la propia DIPUTACION FORAL DE BIZKAIA se situa en un escaso 1,14 %.

Esto se debe, entre otros factores, a una estrategia equivocada en materia de gestión de residuos que ha primado la incineración en detrimento de otras alternativas más respetuosas con el medio ambiente, como el compostaje.

No se puede dar una respuesta en solitario a un problema tan complejo como la Gestión Integral de Residuos. Ni es posible impulsar cambios sociales en este sentido por separado.

Es por ello, que los organismos firmantes pedimos al Ayuntamiento de Larrabetzu, que inste a la DFB a:

  1. Que la evaluación del IIº PIGRUB se realice inmediatamente de manera participativa y transparente con acceso a todos los datos básicos.
  2. Que el diseño e implementación del III PIGRUB sea abierto, transparente, participativo y cuyas decisiones sean vinculantes, y en cuyo proceso puedan tomar parte los distintos grupos políticos, sociales y sindicales que así lo deseen.
  3. Que la campaña de la DFB para la educación, información y sensibilización en Bizkaia incida de forma principal en la recogida separada de residuos urbanos, especialemte los orgánicos, sin distinción, para su posterior compostaje.
  4. Que la DFB asuma el compromiso de alcanzar - en los tiempos estipulados por Europa – los objetivos marcados por la Unión Europea en materia de Gestión Integral de Residuos y adquiera el compromiso de destinar los medios e infraestructuras necesarias para su consecución. En esta línea, en el año 2015, la UE puso en marcha un plan de acción para impulsar la economía circular, exigiendo alcanzar una tasa de reciclaje de residuos municipales al 65% en el año 2030 (el objetivo vigente es el 50% antes de 2020). La propuesta de nueva directiva también recoge, entre otros puntos, que “los biorresiduos deber ser obejto de recogida.

 Moción aprobada (PDF 355KB)