Noticias

 

Moción aprobada con los seis votos de EHBILDU: Los 5 del EAJ-PNV votaron en contra.

A finales del año 2015 el vecino de Larrabetzu Jose Miguel Etxeandia recupero la libertad tras 12 años preso en las cárceles españolas. Hace unas semanas otra vecina de nuestro pueblo, Anabel Prieto, ha cumplido su condena quedando en libertad tras tres años y medio encarcelada a más de 400 km de sus familiares y amigos.

Ambos han sufrido la dispersión desde el principio de su encarcelamiento, ambos  han sufrido una condena añadida, si bien Jose Miguel Etxeandia sufre  una enfermadad crónica y debía haber sido excarcelado anteriormente, Anabel Prieto fue encarcelada a los pocos días de ser madre junto a su hijo, el cual ha crecido entre barrotes hasta los tres años para no perder la relación con su madre.

Hoy en dia los dos se encuentran entre nosotros construyendo sus vidas, su futuro y el de sus familiares y amigos, los cuales han dejado de sufrir de una  forma directa la dispersión, y esto nos alegra.

Si bien nos alegramos de la vuelta a casa de nuestros dos vecinos no podemos olvidar  que otro vecino de Larrabetzu, Josu Ginea, se encuentra dispersado a más de 800 km de su familia y amigos. los estados español y francés siguen aplicando leyes de excepción para con los presos vascos, incumpliendo sus propios códigos penales e incluso las normas emanadas de la Unión Europea, como la que regula el computo de penas cumplidas en diferentes países de dicha unión.

El estado español se niega a reconocer la obligatoriedad de dicha norma retrasando la salida de prisión de decenas de presos vascos, uno de ellos el larrabetzuarra Josu Ginea. Nuestro vecino cumplió una condena integra de 8 años en las cárceles francesas y tras su entrega a la policía española lleva ya  más de 5 años  en las cárceles españolas.

Josu Ginea  está condenado en España a una pena de 12 años, la no aplicación de dicha normativa retrasara su salida de prisión.

Es por todo ello que solicitamos de este ayuntamiento que adopte el siguiente acuerdo:

  • Solicitar de ambos estados nuevamente el final de la dispersión.
  • Solicitar por parte del Ayuntamiento una reunión con la dirección de la prisión de Almeria para trasmitirle estos acuerdos y solicitarles una aptitud favorable a la aplicación de las leyes penitenciarias, asi como solicitar como corporación una visita con nuestro vecino Josu Ginea.
  • Hacer llegar este acuerdo a los gobiernos español y francés.
  • Hacer público este acuerdo mediante un bando, animando a los vecinos de Larrabetzu a denunciar la ilegalidad que se aplica a Josu Ginea.